el uso racional del aire acondicionado

Busca al experto. Aunque parezca un consejo obvio, si quieres comprar un sistema de aire acondicionado lo mejor es el consejo del experto. Cuéntale donde estará instalado el equipo y las necesidades de ventilación. Si adquieres un equipo superior a tus necesidades solo tendrás un gasto energético elevado y continuo.
Eficiencia energética. El Ministerio de Energía y Minas aconseja tener en cuenta el etiquetado de eficiencia energética que está adherido a los productos eléctricos, el cual va de la letra A y el color verde para tipificar al más eficiente y la G y el rojo, para el menos eficiente.
Evite fugas de frío. Mantén las puertas y ventanas cerradas cuando el sistema de climatización esté funcionando así evitarás que el aire frío se vaya hacia los pasillos o ambientes que no requieran ventilación, lo cual hará que el sistema use más electricidad para mantener fría la estancia que se necesita.
Control. Instala un termostato para que sea fácil regular el sistema y controlar mejor el desperdicio de energía. La temperatura mínima recomendada es de 24°C tanto para tu bolsillo como para tu salud. Además esto ayuda al planeta porque evita que tu equipo emita más CO2 relacionado con el calentamiento global. 
Al natural. Enciende el aire acondicionado solo cuando sea necesario y no por costumbre. En los días menos calurosos ventila tu vivienda u oficina abriendo las ventanas y puertas.
Limpie el equipo. Si se acumula polvo en los filtros del equipo, estos se obstruirán y se reducirá el rendimiento del sistema y aumentará el consumo energético.
No exageres. Cuando enciendas el aire acondicionado no lo programes a una temperatura más baja de lo normal ya que esto no hará que los ambientes se enfríen más rápido.
Bloquee la radiación solar. Instala el equipo en un área donde no llegue el sol directamente. Los árboles y los toldos sobre las ventanas bloquean la radiación solar, por lo que los ambientes estarán menos calientes.
Lejos del calor. No coloques jarras eléctricas, televisores u otras fuentes de calor cerca del equipo, porque trabajará más. Tampoco utilices focos incandescentes en el mismo ambiente donde esté el sistema ya que estos emiten mucho calor.

Fuente

Leer más ›